Cuando uno tiene que escribir sobre su vida, piensa:

¿Cuento qué pone en mi CV? ¿Qué he estudiado, dónde he trabajado? O ¿cuento cómo soy, lo que me gusta hacer, mi comida favorita…? ¿Cuánto cuento de mi cuento?

 

Cuento, cuento, cuento… que nací en los 80 –buena cosecha, mejores recuerdos-, estudié en El Lourdes, un colegio que dio alas a mi imaginación y forma a mi creatividad. Creo que no recuerdo una mejor etapa de mi vida que la de ir al colegio. Los del Lourdes seguro que me entienden. Luego decidí estudiar Periodismo, bueno decidí estudiar algo que ya llevaba dentro desde muy pequeña. Escribir era lo mío.

He hecho reportajes, entrevistas, reseñas, producciones de fotos, durante dos años fui bloguera de ONGRedes del periódico digital La República y durante uno llevé la comunicación de los zapatos Custom&Chic. Actualmente doy clases de Escritura Creativa en el Grado de Periodismo en la Universidad Nebrija.

Esto es lo que cuenta, sin mucho cuento, mi CV. ¿Pero qué dicen las líneas de mis manos? Las líneas de mis manos hablan de poesía, de Gloria Fuertes, de Gómez de la Serna, Edmundo de Ory, Benjamín Prado o Mayor Zaragoza (entre otras personas de las que bebo y crezco). Dicen también que me encanta el pollo de verduras que hace mi padre, la paella de mi madre y la boca de mi marido.

 

¿Y las líneas de mis pies? Ésas dicen que escribo poesía desde los 9 años, que veo la vida en rima consonante, que adoro a Ruyales, Chene, Eva, Rosado, Tamy –entre otras mosqueteras-, que necesito ver crecer a los bajitos.com.ar,  que me gusta jugar con las palabras, que estoy un poco sorda del oído izquierdo y que odio el cilantro.

¿Tengo más líneas? Sí, las que están cerca de mis ojos, ésas dicen que me he reído mucho en la vida –no de ella-, que he llorado también mucho –sí con ella- y que en el momento de mi vida que más sentí que tocaba fondo, cuando apenas reía, me rescató poesía.

 

Y esa poesía, indiscreta ella, se coló en mi libro “Micropoesía, Macrocorazón y Mercromina” (Ed. Torremozas, 2013), en “Punterías” (Ed. Torremozas, 2014) y “Carrete Velado” (Ed. Aguilar, 2016).

 

Escribo lo que siento, siento lo que escribo y todo lo apunto.

Encantada, tres besos, soy Irene G Punto.

twitter-bird-light-bgs

fb-icon